7 jun. 2012

Noche movida

Anoche tuve unas horas moviditas.

Reconozco que soy una chica con bastantes fobias, algo que odio, y por eso mismo intento superarlas. ¿Vértigo? Siempre que voy a algún sitio alto voy hacia allá, hacia el borde y me quedo un rato mirando a abajo. ¿Nada de profundidades? En Agosto haré submarinismo, ya está pagado. ¿Lugares oscuros? En Agosto también haré espeleología (también pagado) y me obligo a ir por casa, oficinas y calles oscuras (un día de estos me matarán, lo veo venir). PERO NO PUEDO CON LOS BICHOS, ES SUPERIOR A MIS FUERZAS.

Poco rato después de cenar un saltamones pequeño me dio el susto de mi vida al pasar volando justo por delante de mis ojos y posarse entre el flexo y los apuntes. Intenté darle con algo para que se fuese, sin éxito, por supuesto. Entonces llegaron bichitos más pequeños y yo estaba que me subía por las paredes.

Al rato el pequeño saltamontes se fue y no logré encontrarlo, sigue sin aparecer y espero que no aparezca de nuevo. Llegué a pensar que se habia escondido entre los apuntes, como ahora vaya a cogerlos y me salte algo, muero, literalmente.

Pero lo peor no fue eso, no. Minutos después en la periferia de mi visión pude ver que algo se movía. Miré y no vi nada. Entonces alcé la cabeza Y AHÍ ESTABA, UNA CUCARACHA. MATADME.

Salí por patas del cuarto sin apagar las luces, el ventilador ni el portátil. Le dije a mi madre que entrase y la sacase o matase, o al menos que me sacase un par de cosas que necesitaba para seguir estudiando. He aquí la versión resumida:
-Desde el pasillo le pasaba a mi madre el insecticida. Reacción de mi  madre: Se descojonaba viva.

-Cuando termina me dice: 'La próxima vez que me enfade contigo te encierro en una habitación con dos cucarachas.' Mi respuesta: 'Imposible. O te mato por querer llevarme a una muerte segura o me da un síncope antes de que abras la puerta.' Reacción de mi madre: Llora de la risa.

-Una vez que ya lo limpia todo me die: 'Ya puedes entrar.' A lo que respondo: 'Ni de coña,  hasta mañana por la tarde, mínimo, no entro.' Reacción de mi madre: Muerta de la risa.

¿Qué hice el resto de la noche? Como mi madre me había sacado las cosas, las trasladé al dormitorio. Ahí monté mi base de operaciones.

Nada como una buena aventura para irse a dormir.  

Y hoy, mientras comíamos, me dice mi hermano: ¿Seguro que era una cucaracha y no un grillo? Pues ten cuidado porque las cucarachas crían un huevo.

MUERE MALDITO BASTARDO.

Ahora tengo un poco de neura y no hago más que mirar a mi alrededor.  

Como se puede observar, las chicas con vidas trepidantes miran atrás para asegurarse de que ningún perturbado las coja, yo lo hago para ver que no haya cucarachas.  xD

Reacciones:

0 comentarios: